dissabte, 21 de juliol de 2012

Diplomática del "Rescate": el MoU y otros documentos del montón

Menudo lío se ha montado estos últimos días con el tema de la transparencia del gobierno español en relación a los documentos del "rescate" del sistema financiero español. Que si el gobierno español los ha silenciado; que si no los ha publicado; que si hemos tenido que consultar las páginas web del Bundestag, del Rijksoverheid holandés o de la representación permanente del Valtioneuvosto finlandés, para poder consultar el detalle de los posibles acuerdos; que si la prensa española ha tenido que publicar los documentos porque sino no sabríamos nada. Un rosario de sinsentidos que han contribuido a generar más incertidumbre ante uno de los peores momentos socioeconómicos que están viviendo las democracias del  sur de Europa. Algunos blogs han concentrado los enlaces para poder consultar íntegramente los documentos y poderlos analizar (véase el de Jaume Masdeu o el de Bernardo de Miguel) pero nadie ha valorado la sinceridad de estos documentos. Para ello está la diplomática. Hablemos pues de todo ello.

Hablemos del llamado: Memorandum of Understanding on Financial-Sector Policy Conditionality. La prensa se ha dedicado a publicar los documentos con mayor o menor acierto. Así El País publicó el 11 de julio el llamado Memorandum of Understanding (MoU) con un corta y pega poco agraciado, sin paginación, con los párrafos apelotonados, descontrol en las negritas ... o sea, con sensación de desconfiguración y provisionalidad. No parece baladí la publicación descuidada: (i) da la sensación de prisa en la publicación del MoU y (ii) también transmite una sensación de improvisación que se suma a la sensación de la sociedad de desbarajuste. Buena estrategia si se quiere transmitir inseguridad. El mismo diario el 19 de julio criticaba el silencio del gobierno ante estos documentosLa Vanguardia, por su parte, publicó quizás la mejor versión, es decir, la que demostraba que lo que se estaba valorando era un borrador! Efectivamente, desde su redacción el 9 de julio, el MoU ha sido siempre un borrador y, como tal, sujeto a posibles modificaciones. Pero si hay un detalle en el borrador publicado por La Vanguardia que ningún otro medio ha detectado ni publicado es su encabezamiento: VS-NfD - Draft 9.07.2012. Efectivamente en él se demuestra la condición de borrador (draft) sujeto a revisión, pero a demás el probable origen del texto que publicó el diario. Las siglas VS-NfD indican la expresión alemana Verschlussache - Nur für Dienstgebrauch, o sea, "Clasificado - Solo para uso oficial". El acrónimo alemán en un texto en inglés sólo puede suponer un par de cosas: (i) el texto derivó del Eurogrupo a una fuente alemana que distribuyó el texto entre los diputados del Bundestag para el análisi del documento incorporando el acrónimo y de esta misma fuente bebió La Vanguardia o (ii), y déjenme ser un poco malicioso, el borrador fue redactado por alguna instancia del gobierno alemán y el Eurogrupo simplemente refrendó el texto, no lo redactó! Con todo lo que implicaría que la propuesta fuera "alemana" y no fruto de un consenso entre todos los ministros de finanzas de la Europa de los 27. La redacción se habría iniciado con la convención habitual de escribir las siglas propias de un texto confidencial en alemán, aunque después se redactase en inglés por la misma instancia alemana o por el propio Eurogrupo. Ninguna otra fuente ha publicado el texto transmitiendo el encabezamiento en alemán, ni el gobierno holandés donde el texto no aparece con la condición de draft, ni el mismísimo Eurogrupo que nunca ha publicado el borrador. El MoU, en conclusión, era un borrador en el cual no había día (XX july 2012), pero sí mes para su firma. Constaba de 20 páginas, con una página 5 en horizontal y a todo color, y su aprobación no estaba sujeta a firma por parte de ninguna instancia (o por lo menos no estaba previsto ningún espacio para aportar estas firmas). En el día de ayer este Memorandum se ratificó por parte de los ministros de finanzas europeos en el Eurogrupo. El documento final se puede consultar, ahora sí, en la página del Eurogrupo. Ya no consta de 20 páginas, sino de 21. No hay ningún cambio en el texto, solo la fecha que se ha actualizado a 20 de julio. No hay indicación de ser este el documento definitivo. Así como en el anterior se decía que era "draft" en este no se indica que sea el original. Efectivamente no se ha firmado. Y en la página 11 se les ha escapado un control de líneas viudas y huérfanas que ha dejado parte de la página en blanco (poco cuidadosos ...).

Se ha demostrado que el MoU estaba más que pactado ya con anterioridad al 9 de julio. Lo que estaba aún por acordar era la aprovación del texto por parte del Bundestag, del gobierno holandés y el finlandés. En este último caso previo acuerdo bilateral entre el estado español y Finlandia para asegurarse este último la recuperación de 769,92 millones de euros en caso que España recurra al montante total de 100.000 millones de euros. El acuerdo bilateral se ha publicado en una página web con un aspecto de desconfiguración del texto importante. Los típicos problemas del corta y pega de word que se ha realizado para publicar el texto en internet. El original del texto no es visible, solo una copia simple publicada en esta web.

Ha sido el Deutscher Bundestag quien ha resuelto el problema de disponer de documentación variada distribuida por distintas fuentes. Los diputados que tuvieron de refrendar el texto del MoU pudieron acceder a un documento del 16 de julio de 2012 en pdf, con todos los documentos que configuran el expediente del rescate financiero español. Se tratan de 141 páginas y dos en blanco con el MoU en inglés y traducido al alemán (en España solo se ha publicado en inglés, alguien lo habrá traducido para su mejor comprensión?). En todas las páginas hay una marca de agua azul con la instrucción "elektronische Vorabfassung", o sea, "Versión electrónica preliminar" con el aviso "Wird nach Vorliegen der lektorierten Druckfassung durch diese ersetzt", o sea, que la versión se reemplazaría por la versión definitiva impresa. Pero qué versión definitiva impresa si la mayoría de documentos ya estaban redactados previamente y no se debía corregir ninguno? Bien, la versión definitiva hace mención al propio MoU si se hubieran practicado enmiendas en el Bundestag. Esto no sucedió el dia 19 de julio, día que se ratificaron los textos por parte del gobierno alemán.

Quizás lo más interesante de las 141 páginas es la copia de los documentos que se redactaron en España días atrás en que se justificaba la solicitud del rescate financiero (véanse las páginas 137 a 141 sobretodo y la 7). Por ejemplo la famosa carta en que de De Guindos solicitaba al Eurogrupo el rescate financiero. Esta carta solo trascendió en algún medio de comunicación, traducida al español. Incluso se discutió su mala gramática en español! La original fue en inglés. Se puede consultar en la página 7. En ésta se observa la intervención manuscrita del propio ministro tanto en la firma como en la corrección realizada sobre la marcha en la cláusula de salutación. El "Dear sir" se consideró incorrecto y se sustituyó con un "Dear Jean-Claude:" Se trata de una corrección quizás un poco cutre, puesto que en la parte superior ya queda claro que se envía a Jean-Claude Junker, presidente del Eurogrupo. Quizás sería osado, y propio de un sistema sofisticado y demasiado bueno, considerar que la corrección es obligatoria para demostrar que es el propio De Guindos, en persona, y no otra mano de modo fraudulento, quien solicita el rescate. De todos modos, la intervención manuscrita de ciertos reyes en época medieval mediante pequeñas letras o signos era propia de monarcas que no solían escribir demasiado ... Por cierto, la carta está fechada de 24 de junio, día festivo, y día que no debería haberse escrito la carta, en palabras de De Guindos, quien afirmó que era formalidad a realizar el día 25 de junio, laborable. Detalles.

En conclusión, la publicación de más o menos documentos incide sin duda en la creación de un estado de opinión más o menos confiado. No puede ser que en Alemania los documentos se publiquen en modo abierto y traducidos para mejor comprensión de los que no comprendren ya no solo el inglés, sino la terminología económica y financiera en inglés, y en España debamos recurrir a la prensa nacional, y no toda, para poder acceder a estos documentos. Y no se traducen de forma imparcial, sino que además vienen interpretados por los medios de comunicación, con sus particulares intereses. Para observar la "parcialidad" de estos medios de comunicación solo hay que intentar, a día de hoy 20 de julio, reencontrar los documentos descargables. Se trata de un ejercicio de arqueología informativa tremendo. El país no pasa por su mejor momento y cualquier petición de claridad, transparencia y sinceridad por parte de gobierno y medios es vital. Si el mecanismo sigue siendo vía documento escrito clásico, al cual nuestra sociedad está acostumbrado y enfoca la base de su confianza, pues que se haga. Las formas y el procedimiento son claves. Pero también la accesibilidad y la usabilidad de los documentos es importante.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada