Vés al contingut principal

¿Podremos confiar en la tríada Cloud Computing, Big Data y Business Analytics?

Es cosa sabida que los datos en formato electrónico pueden estar estructurados, semiestructurados o no-estructurados. Los estructurados lo están en bases de datos; los semiestructurados se "semiorganizan" usando lenguages de marca como el XML; y los no-estructurados los encontramos en sistemas de directorios más o menos organizados ubicados en unidades de red, por ejemplo. Las organizaciones ya hace tiempo que tienen detectado en los no-estructurados el "marrón" de la gestión de la información, y para resolver su descontrol y su volumen en bits aplican tecnología de largo alcance. Un 80% de los datos generados por las organizaciones se encuentran en situación no-estructurada y por este motivo necesitan de soluciones de alto impacto.

Los Sistemas de Gestión de Documentos deben lidiar con estos tres conjuntos de datos y deben "domesticar" los distintos entornos donde se utilizan y producen. Los documentos electrónicos pueden representarse a partir de cualquiera de estos tres tipos de datos. Gestionar estos tres estadios en que se encuentran los datos necesita de soluciones distintas. Evidente es que cuanto más estructurados estén los datos más sencilla parece ser su recuperación, accesibilidad y usabilidad. Pero "estructurar" datos es una tarea ardua, lenta y de timing alargado.

Las soluciones más novedosas que aporta el mercado parecen orientarse a la gestión y explotación de los no-estructurados. Parece difundirse rápidamente la idea de que es poco eficiente y escasamente rendible "estructurar" lo no-estructurado. Se necesita, como hemos dicho, demasiado tiempo, y la estructuración puede ser poco flexible,  poco operativa y de difícil demostración su mejora. Es un debate de profundidad: ¿Debemos destinar más tiempo y recursos en reorganizar los datos no-estructurados en las unidades de red a partir de un cuadro de clasificación organizado según directorios y gestionar "a mano" los documentos electrónicos que encontramos en ellas?¿Es el programario de gestión documental la solución a los datos no-estructurados? ¿Cual es la media temporal que se tarda en implantar efectivamente un gestor documental?¿Bajo el paradigma de la mejora continuada no se puede esconder la incapacidad de poder "estructurar" grandes volúmenes de datos y sus representaciones documentales? La gestión de documentos va a un ritmo infinitamente más lento que la producción de datos que diariamente crean las organizaciones. Y ante este problema, las soluciones del mercado buscan no tanto la "estructuración" como la explotación de datos no-estructurados.

Las tres soluciones más innovadoras que ofrece el mercado hoy en día son: el Cloud Computing, para la externalización de la gestión de la memoria ocupada por los datos producidos; la tecnología Big Data como la que permitirá la recuperación de datos útiles en tiempos exiguos en medio de volúmenes altísimos de datos no-estructurados; y la Business Analytics, la aplicación de racionalización de los datos recuperados para que produzcan información relevante, significativa y útil que nutra las actividades de negocio de las organizaciones.

El Cloud Computing parece ser el sistema que permitirá la disminución de los costes de preservación de grandes volúmenes de datos por parte de las organizaciones, aunque deje a la deriva algunas responsabilidades que tradicionalmente han sido asumidas por estas. Así la función "archivo" puede quedar en entredicho si la responsabilidad final de la preservación de estos datos, sea en una nube pública o privada, se desplaza a los responsables de sistemas y a los gestores de bases de datos. En nuestro campo de estudio, el Cloud Computing ofrece dudas en cuanto a la organización de las responsabilidades y competencias actuales. Hay que estar atentos.

La tecnología Big Data pone en cuestión el esfuerzo realizado los últimos años en la ordenación de los datos "no-estructurados", pero también es cierto que la no-estructuración impide que algunas representaciones documentales puedan tener la fiabilidad jurídica necesaria. Por este motivo, los datos semi-estructurados, la generación de objetos digitales, parece ser aún una necesidad previa a la explotación de los datos mediante cargas de profundidad "big". La seguridad jurídica en fase de vigencia, pero también en fase inactiva y de conservación, debe continuar considerándose en fase de producción, y la consolidación mediante el XML-glu de los objetos digitales, vital. Quizás una estructuración total ya no es viable, si consideramos la ratio tiempo-esfuerzo, pero una semi-estructuración parece ser recomendable mientras la representación documental siga siendo necesaria en entornos jurídicos, administrativos, legales o fiscales de tono tradicional.

La explotación de datos mediante la Business Analytics, una evolución de la Business Intelligence, debe ser una solución importante a medida que los volúmenes de datos se incrementen geométricamente. Una opción interesante, desde el punto de vista diplomático, será que estos sistemas permitan considerar la autenticidad documental mediante la comprobación de todos los elementos que conforman la forma intelectual de las representaciones documentales. ¿Sería viable una ontología de la autenticidad documental mediante algun lenguage tipo RDF o OWL que permitiera verificarla en los documentos electrónicos, sin necesidad de una firma electrónica? ¿Permitirían las aplicaciones de Business Analytics destilar estar comprobación sin necesidad de comprometer la integridad documental? Quizás es ciencia ficción, pero sinceramente creemos que cada vez más rápidamente nos dirigimos hacia nuevas situaciones de confianza en que el documento deviene otro tipo de "representación" de la que conocíamos hasta ahora, y esta debe ser convincente aunque no se parezca en nada a lo conocido.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Propiedades significativas, esenciales y legales de los documentos

Las unidades documentales no son entidades intelectuales vacías.Están cargadas de propiedades que las significan.Entendiendo unapropiedadcomo esa cualidad peculiar o característica, como aquel atributo esencial que identifica una entidad y la diferencia de otras, en el mundo de los documentos podemos hablar de tres tipologías concretas: las propiedades significativas, las esenciales y las legales.
Laspropiedades significativasson aquellas características formales que permiten la representación inteligible de un documento.Han sido definidas por Andrew Wilson como las características de un objeto digital que deben ser preservadas con el fin de asegurar la accesibilidad, la usabilidad y su comprensión permanente, así como su capacidad para ser aceptadas como evidencia de lo que representa y transmite el documento.La Diplomática, a las propiedades significativas, las ha llamado tradicionalmente características intrínsecas y extrínsecas, y en la actualidad también las llama forma física y f…

Evidencia, prueba y testimonio.

Una de las innovaciones de la traducción española de las ISO-30300 y 30301 es el uso extendido del concepto "evidencia", denostando los clásicos "prueba" o "testimonio". Es una consecuencia natural de la progresiva adopción de los conceptos anglosajones en el vocabulario de las ciencias de la información. Otra consecuencia es precisamente esta: incluir en las ciencias de la información, otras disciplinas que hasta hace poco años era auxiliares de la historia, como la diplomática o la misma archivística. Es una tendencia marcada por las necesidades de nuestra sociedad y no es imputable exclusivamente a exigencias de mercado. El caso pues, del concepto "evidencia" es una conquista más de esta nueva manera de ver las cosas. En ningún caso, nos parece mal.
Pero sí que es cierto que en las comunidades de uso con una larga tradición basada en el derecho romano (hablo de países europeos no anglosajones) la aparición del concepto "evidencia" …

A la recerca del panellet autèntic!!

Quin és el panellet més autèntic? Quin és l'original? Aquesta és la petita recerca que hem realitzat durant aquesta setmana i que malauradament no donarà resposta al dubte més manifestat: de moniato o de patata? Aquest tema no té resposta, tants productors, tantes opinions. El que farem en aquest post és observar quines estratègies se segueixen per "vendre" com a autèntics i, per tant, com a millors, diferents autors de receptes de panellets. 
Ara us preguntareu? Què té a veure amb la Diplomàtica aquest assumpte? Si seguim escrupulosament la teoria no hi ha raons ni natura jurídica en una recepta de panellets. Tanmateix, sí que podem observar com s'utilitzen mecanismes propis dels documents de natura jurídica per dotar d'autoritat i de credibilitat aquestes propostes. L'autenticitat, entesa com a un valor de qualitat, obliga a utilitzar tots els mecanismes a l'abast i què millor que fer-ho amb les estratègies típiques dels documents de natura jurídica? P…