Desintegrando la integridad documental

En que consiste la integridad documental que todo el mundo quiere proteger y preservar en el entorno de la Administración electrónica? Esencialmente en que una unidad documental completa, pertinente y original permita producir efectos jurídicos y legales. Para que un documento sea completo debe permanecer intacto y sin indicios de corrupción de ningún tipo mientras esa estructura inicial completa, pertinente y original sea la base de la credibilidad de la acción jurídica en fase de vigencia administrativa. Una vez finalizada la vigencia administrativa las necesidades pueden variar.

La integridad no es una propiedad esencial de tipo absoluto. Se permite cierto grado de deterioro. Si no fuese así no podríamos aceptar ningún tipo de cambio de soporte ni migración. La eterna juventud de los documentos es una de las utopías del sistema; la obsolescencia tecnológica es inevitable. El objetivo final es el de mantener inteligibles a lo largo del tiempo los elementos que estructuran la identidad del documento: contenido del documento y perfil documental. El contenido se configura a partir de un mensaje y su validación. El perfil documental informa sobre el contexto de producción del dicho contenido. En cuanto a la estructura - el tercer elemento después de contexto y contenido-, la integridad puede ser modificada.

Esta modificación, sea mediante migración o cualquier otro método, puede sucederse en fase de archivo. Confiar en un método de migración certificado o certificable podría ser una vía interesante para considerar la modificación controlada de la integridad de la estructura de las unidades documentales. Esta consideración no parece ser un planteamiento claro cuando hablamos de firma digital y resellado. Insistimos que estas dos entidades de validación pueden ser útiles en fase de vigencia administrativa, incluso en fase de tramitación, pero no son atendibles a los efectos de una preservación efectiva. Bloquear la posibilidad de modificación de la integridad es otra utopía del sistema.

Confiar en los documentos no es confiar en su integridad o en su no-repudio. Confiar en los documentos es una constatación de confianza deducible de la comprobación de las dos formas fundamentales que aporta un documento: su forma física (la disposición del contenido y de las entidades de validación) y su forma intelectual (la razón de ser del contenido, sus cláusulas, sus protocolos y su perfil documental compuesto de metadatos). La confianza digital es un compromiso social, no una constatación objetiva. La confianza digital es una valoración social, no matemática. Si no es una constatación objetiva, no hablamos de valores absolutos. Si no hablamos de valores absolutos, entonces hablamos de propiedades esenciales de orden social como son la autenticidad, la fiabilidad, la integridad, la identidad, la usabilidad o la accesibilidad.

Comentaris

Entrades populars d'aquest blog

Propiedades significativas, esenciales y legales de los documentos

A la recerca del panellet autèntic!!

Evidencia, prueba y testimonio.