El pastiche del certificado de nacimiento de Barak Obama

El filón norteamericano es inagotable. En una nueva exhibición de nimiedad, Barak Obama ha tenido que "publicar" una copia de su certificado de nacimiento para demostrar que sí nació en Estados Unidos. Desde el momento en que fue nombrado presidente, un amplio colectivo de grups i organizaciones de derechas (Tea Party incluido, como no) se enzarzaron en poner en duda una y otra vez que Barak Hussein Obama era natural de Kenia y que, por tanto, no podía dirigir con legitimidad la presidencia del país puesto que es normativo no poder hacerlo si no se es natural del país. Tanta ha sido la presión que la Casa Blanca ha decidido en el día de ayer de hacer pública una copia del documento original. Hasta aquí todo correcto.

Tristemente, si analizáis vosotros mismos el documento presentado nunca (y cuando digo nunca, digo nunca) puede ser presentado como una copia auténtica del presunto original. Este parece ser que existe en algun archivo del Departamento de Salud de Hawai, pero no se puede generar una copia auténtica porqué según la directora de este departamento, Loretta J. Fuddy, no está en el procedimiento. La única opción existente es la emisión de un certificado de vida, y no de nacimiento. Lógicamente, el certificado de vida no es suficiente a los efectos de demostrar el dia, hora, hospital y madre del neonato. Aceptando la excepcionalidad de la petición, Loretta J. Fuddy acepta la emisión de una "computer-generated certified copy" del certificado original de nacimiento. La correspodencia entre la Casa Blanca y Loretta J. Fuddy puede ser analizada en el post de ayer por la tarde dispuesto en The White House Blog.

La sorpresa aparece cuando en el mismo blog se publica en un slideshare el documento "computer-generated" en cuestión. Incrusto el mismo para que juzguéis vosotros mismos:



Si os habéis fijado bien, el documento electrónico es un fondo que simula las dos rallitas verticales y horizontales en verde del fondo del original en papel. Encima, se dispone una capa con una imagen en fondo transparente de un escaneado del original del certificado de nacimiento. Para finalizar con el pastiche se digitaliza el timbre de la fecha y el de la firma del senyor Alvin T.Onaka, registrador de estado, y se incrusta en la parte inferior de la imagen. El documento final es un documento recreado en formato electrónico, sin firma digital que autentique y certifique la copia (también es cierto que en EEUU lo de la firma electrónica se lo pasan por el forro), ni ningun otro elemento que permita dotar de credibilidad el documento, almenos desde el punto de vista diplomático. Como máximo no encontramos con un documento nuevo, que recrea una información presuntamente cierta si confiamos en el formulario escaneado, pero a todas luces inútil a nivel legal o jurídico. Bien es cierto que en realidad se trata de un documento que no se realiza nunca, que no está parametrizado de ningun tipo de manera ni previsto. En realidad seguramente con el certificado de vida hay suficiente cuando algun ciudadano solicita esta información y la entidad solicitante del documento lo cree. En el caso que nos ocupa nos encontramos con un invento, diria incluso un poco cutre, de documento que simula cierta forma pero que nunca debe ser considerado como copia auténtica. Conociendo photo shop y sus virtudes, el montaje podría ser más que creible. Un ejemplo más que en EEUU, cuando se habla de electronic records, no siempre se lo toman en serio. 

Comentaris

Hola,

Entiendo que en este caso sí que se obtubo una copia compulsada del certificado, en soporte papel, y para difundir de forma amplia el certificado se escaneó tanto la copia del certificado como la solicitud y el oficio que acompañaba la copia expedida. En este sentido, este PDF tampoco tiene elementos que validen su autenticidad.
Supongo que no se buscaba generar un documento electrónico fiable sino que fuera a simple vista creíble para el gran público. Como mínimo parece que surgió efecto.
Perdón por el rollo.
Tinuviel ha dit…
Pero es que hay que dar por supuesto que la mitad de la población americana, si no el ochenta por ciento, es tonta del culo (aunque pensándolo bien, la población de cualquier país porque a veces se le da credibilidad a cada cosa....). Mucho chulear de documentos electrónicos y filosofear sobre la autenticidad, la integridad y chorradas varias cuando después a nadie le importa. Si es que somos unos rarunos pensando en esas cosas de la gestión documental, la diplomática o demás que no sé entienden ni sirven para ná.
Además, Obama es el hijo del rey León. ¿Cómo va a certificarte dónde y cuándo nació un mono?

Entrades populars d'aquest blog

Propiedades significativas, esenciales y legales de los documentos

Evidencia, prueba y testimonio.

A la recerca del panellet autèntic!!